Aunque los responsables de nuestro departamento se empeñen en intentar enfriar el movimiento reivindicativo surgido a raíz del asesinato de nuestra compañera Nuria, estamos convencidos que no se van a salir con la suya. Su táctica de dejar pasar los días, para que tanto trabajadores, como medios de comunicación y sociedad en general, olviden lo que ha pasado. No va a funcionar.
Y no va a funcionar porque, aunque se empeñen en justificar su incompetencia etiquetando el asesinato de Nuria como un “hecho excepcional”, una rareza imprevisible, al margen de la escalada de violencia y agresiones que vivimos hace años en los centros pen itenciarios de Catalunya, todos sabemos que MIENTEN.

Valora este artículo
(1 Voto)